Mindfulness

Mindfulness, Atención o Conciencia Plena es la habilidad humana universal de estar atento al momento presente con una orientación curiosa y abierta ante la experiencia, lo que supone también una postura no reactiva o automática ante la misma.

Esta habilidad se puede aprender o entrenar progresivamente abriendo el campo de la atención e integrando actitudes de acogida, reconocimiento y aceptación de la realidad.

Hoy en día existe suficiente evidencia científica sobre las prácticas más adecuadas para su desarrollo, los mecanismos y procesos que la hacen posible y sobre sus efectos beneficiosos.

El trabajo con Mindfulness puede ser abordado desde distintos contextos. En este caso lo hacemos desde un abordaje laico y basado en la evidencia.

 

Sobre todo se adquiere por la práctica.

Sabemos que con el tiempo y con la práctica, mindfulness favorece la autoconsciencia y puede ayudarlos a experimentar menos estrés y ansiedad y a manejar mejor estados emocionales desagradables, ser menos reactivos y más inteligentes emocionalmente. Esto mejora la visión y el manejo de un@ mism@ y también influye en la forma de relacionarnos con los demás.

El entrenamiento ayuda a comprender la forma en la que de forma aprendida gestionamos la realidad y a desarrollar o redescubrir nuestras habilidades para la atención, la apertura y la aceptación.

Mindfulness no es ninguna técnica de relajación, es un trabajo de observación y apertura a lo que sucede.

Es  mejor acercarse a este entrenamiento sin mucha expectativa de cambio, esperando que tu vida cambie, que vayas a conseguir algún logro ordinario o extraordinario, o que vayas a solucionar algún problema.

Claro está que con una mente serena y en calma seguro que tus respuestas pueden ser menos reactivas. Puede ayudar a vivir de otra manera con el dolor o a reducir el sufrimiento que nos causamos dándole vueltas a las cosas sin control ninguno.